rss
Menú
   
QUIENES SOMOS sep LA CONGREGACIÓN

La Congregación de los Clérigos de San Viator

La Congregación de los Clérigos de San Viator, fundada por el Padre Luis Querbes, aprobada en 1831 por Monseñor Gaston de Pins, administrador apostólico de la diócesis de Lyon y por el Papa Gregorio XVI en 1838, encuentra hoy la expresión de su identidad y de su espíritu en una Constitución, completada por unos reglamentos generales y particulares.

Según la legislación de la Iglesia, la Congregación de los Clérigos de San Viator está reconocida como un instituto religioso apostólico, clerical y de derecho pontificio. La vida religiosa viatoriana implica pues, necesariamente, un apostolado activo y que puede extenderse a toda la Iglesia, pero sujeto a la jurisdicción del Ordinario del lugar.

La Congregación de los Clérigos de San Viator se identifica por un sello cuyos elementos provienen del Padre Querbes y que lleva, en el centro de una corona de espinas, el monograma IHS coronado por una cruz, encuadrado por la divisa: “Sinite parvulos venire ad me”.

Todos los miembros de la Congregación, hayan o no recibido ministerios institui-dos o sagradas órdenes, son iguales en cuanto religiosos. Todos hacen la misma profesión de pobreza, castidad y obediencia, y trabajan juntos en la misma misión viatoriana.

El anillo que se entrega al religioso en el momento de su profesión perpetua, es un signo exterior de su pertenencia a la Congregación.Este anillo, que se lleva en la mano derecha, tiene diez estrías y un sello grabado con el monograma IHS coronado por una pequeña cruz. Desde nuestros orígenes, el anillo significa el compromiso definitivo del Clérigo de San Viator y su devoción a la Madre de Dios.

La misión de la Congregación

Los Clérigos de San Viator han de tener en cuenta las características siguientes, al escoger los compromisos apostólicos para cumplir su misión:

a) preocupación por la educación cristiana;
b)
creación y cultivo de comunidades de fe;
c) promoción de la calidad de la vida litúrgica;
d) predilección por el mundo de los jóvenes;
e) atención a los menos favorecidos.

La vida comunitaria viatoriana


Según una expresión del Padre Luis Querbes, la vida comunitaria viatoriana debe realizarse en mutua armonía de caridad. Una comunión de esta naturaleza exige crear y mantener auténticos lazos fraternos entre los religiosos y evitar todo privilegio.

Para vivir esta comunión fraterna, los Clérigos de San Viator se reúnen normalmente en comunidades locales. La presencia fiel y la participación activa de cada religioso son indispensables para el dinamismo y crecimiento de la comunidad local. Un superior vela en cada comunidad por el desarrollo de la vida religiosa y por el mantenimiento de relaciones fraternas.

El ejercicio de la autoridad


En nuestra Congregación, el servicio pastoral de autoridad se ejerce a diferentes nive-les de gobierno:

a) el Capítulo general y la Dirección general;
b) las provincias;
c) las  regiones;
d) las comunidades locales.

Cada Clérigo de San Viator, en espíritu de corresponsabilidad y según sus posibilidades, presta su colaboración a quienes son depositarios de esta autoridad. Todos contribu-yen así a la unidad y al crecimiento de la Congregación, para que realice su misión en el mundo.

Congrégation Rigaud
VOLVER ENVIAR A UN AMIGO
© CONSEJO GENERAL DE LOS CLERIGOS DE SAN VIATOR · 2013 - Todos los derechos reservados - AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD - MAPA WEB
Desarrollo Web Grupo Undanet