Viatores rss
Menú
   
FUNDACIONES-VICEDELEGACIÓN sep BURKINA FASO

El 7 de octubre de 1999, un religioso haitiano y cuatro religiosos canadienses de la comunidad de los Clérigos de San Viator llegaban al Burkina Faso, que significa el "países de los hombres justos", para iniciar una nueva fundación en la tierra africana.
Después de un viaje de 24 horas, llegamos a Ouagadougou, capital del país, donde descubrimos una nueva cultura en hábitos, vestuario y un clima muy diferente. Nuestro lema en aquel momento: "En nombre del Cristo, abrimos caminos de Evangelio»!

Después de catorce años de presencia en este país muy acogedor y ciertamente caluroso, podemos decir que se han abierto caminos con sabor evangélico delante de nuestros humildes pasos, y que, obviamente, el Señor nos precedía. La comunidad cuenta en 2013, con 20 religiosos, de los que 14 son burkineses y además, 3 novicios y 4 aspirantes.

Gracias al apoyo de los Viatores del Canadá y de los otros países, de varias ONG, padres, amigos y benefactores, tenemos ahora la responsabilidad de dos colegios, que agrupan cerca de a 5.000 alumnos, en Ouagadougou y en Banfora. Pincha aquí 1. En 2004, el obispo de Banfora nos confió también la atención de una nueva parroquia, bajo la advocación de nuestro patrono San Viator. También en un suburbio de la capital, albergamos el noviciado San Viator, y un modesto centro para jubilados y la atención de las necesidades de la comunidad y la gente de la región. Pincha aquí 2

Después de solo un siglo de evangelización, la Iglesia se ha establecido bien en este país del África el Occidental. Es viva, dinámica y incultura según los usos y costumbres locales. Como ejemplo podemos comentar que, en Burkina Faso, es habitual pedir "la noticia" a los visitantes que se presentan, después de haberle ofrecido el tradicional vaso de agua. Para escuchar la noticia se sientan todos. Esta costumbre se aplica también en las celebraciones eucarísticas donde, en el momento de la lectura del Evangelio, se invita a los asistentes a sentarse para la escucha de Buena Noticia.

En África, es importante celebrar la fe mediante la belleza y la alegría. El tiempo no cuenta. Esta es la razón por la que, en las liturgias, hay a menudo danzas tradicionales, las procesiones se celebran con cantos rítmicos, acompañados y sostenidos por el sonido de los djembés, balafons, koras, xilófonos. Y a menudo, hay tantas personas fuera de la iglesia como dentro por falta de sitio.

¡Sí! En nombre del Cristo, abrir caminos de Evangelio es fuente de esperanza en la tierra de Burkina Faso. Tanto en el suelo árido al norte del país como en el granero verde más al sur, el corazón de estas poblaciones sigue siendo receptivo, acogedor y abierto a la Palabra de Dios, vivida, profundizada y celebrada. Sin duda, al ver las numerosas vocaciones sacerdotales, religiosas masculinas y femeninas, y los padres y madres catequistas, la Iglesia de Burkina Faso está bien viva y genera los discípulos y apóstoles necesarios para la continuación de su misión evangelizadora.

VOLVER ENVIAR A UN AMIGO
© CONSEJO GENERAL DE LOS CLERIGOS DE SAN VIATOR · 2013 - Todos los derechos reservados - AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD - MAPA WEB
Desarrollo Web Grupo Undanet